Cuatro cosas que no sabías sobre las cosquillas: ¿por qué dan miedo o tanta risa?

Cosquillas, risas
Spread the love

Cuatro cosas que no sabías sobre las cosquillas: ¿por qué dan miedo o tanta risa?

Cosquillas, risasNi son exclusivas de los humanos, ni a nuestro cerebro les resultan divertidas. Esto es lo que la ciencia nos ha enseñado sobre las incontrolables cosquillas. Por ejemplo, nos da más risa que nos acaricien el pie derecho que el izquierdo. Y, a veces, nos dan miedo.

1.- ¿Por qué nos reímos de manera incontrolada cuando nos hacen cosquillas?Científicos alemanes de la Universidad de Tubinga han dado con la respuesta: las cosquillas activan una parte del cerebro, en concreto del hipotálamo, que anticipa el dolor. Según los invetigadores, la explicación evolutiva es que el hecho de que los padres hicieran cosquillas a su descendencia cumplía un fin: ayudarles a practicar cómo reaccionar ante un peligro.Eso explica por qué las áreas donde sentimos cosquillas son las más vulnerables, y por qué a veces involuntariamente le pegamos un golpe a la persona que intenta hacernos cosquillas. Después de todo, tal y como explica el neurólogo Robert Provine, los ataques de cosquillas son “la forma más benigna de conflicto humano”.2.- En la mayoría de las personas, el pie derecho siente más cosquillas que el pie izquierdo.

Los primeros en sugerirlo fueron científicos italianos en 1980. Casi dos décadas después, en 2001, Jacquelie L. Smit y Peter Cahusac, de la Universidad de Stirling (Reino Unido), crearon de forma pionera un aparato de cosquillas, dotado de una varilla de nylon que rozaba la piel en tres ocasiones a intervalos de un segundo, para comprobar la hipótesis de la asimetría en las cosquillas.

Se sometieron al experimento 34 personas, y los investigadores corroboraron que, independientemente de si una persona es zurda o diestra, su sensibilidad a las cosquillas suele ser mayor en la planta del pie derecho. Los científicos sospechan que esta asimetría se debe a que el hemisferio izquierdo, que detecta los estímulos que se aplican en el pie derecho, está más implicado en las emociones positivas, entre ellas la risa.

3.- Algunas personas sufren fobia a las cosquillas.

Concretamente, se llama pteronofobia al miedo injustificado, persistente y anormal a recibir cosquillas con plumas.

4.- Los animales también sienten cosquillas.

Un estudio del Centro de Neurociencias de la Universidad Bowling Green de Ohio (EE UU) reveló que las ratas de laboratorio literalmente chillan de placer cuando se les hace cosquillas y, como los humanos, las utilizan en sus juegos y para establecer vínculos sociales.

Menos sorprendente resulta quizás que tanto los orangutanes como los chimpancés, los gorilas y los bonobós tengan una relación similar a la de los bebés humanos cuando alguien les roza la piel con la intención de hacerles reír, como revelaba un estudio reciente dado a conocer en Current Biology.

La única diferencia, aseguran, es que mientras los humanos solo emitimos sonidos de risa al exhalar, los primates se ríen tanto cuando cogen aire como cuando lo sueltan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *