Dinero, El lenguaje del Trabajo

Dinero Dinero, Dolares
Spread the love

Dinero, lenguaje del trabajo

Finanzas CalculandoDinero, lenguaje del trabajo. Cuando nuestros padres hablan sobre la educación, que hay que ir a la escuela a estudiar, generalmente se refieren a la manera de aprender a leer bien, tener conocimientos en historia, matemática, ciencias, entre otras, o simplemente a desarrollar más nuestra capacidad intelectual. Pero el término educación es más amplio, la educación se refiere a ser bueno en algo, a aprender a conocer y desarrollar los talentos con los que nacemos, por ejemplo: a ser capaz de hablar el lenguaje de la música. Así mismo sucede en términos financieros.

Existen muchas maneras de desarrollar nuestras habilidades en algo. “Ser bueno” en cuestiones de dinero no siempre es fácil, pero tampoco algo imposible. Es posible que estudies administración de empresas, contaduría, economía, pero a su vez, también es posible que ese sea el límite de tu educación financiera que forma parte del programa de estudios. Y gran parte de lo que se enseña es teoría, en vez de la práctica para situaciones de la vida real y lo que vivimos el día a día.

Tener una profesión no es sinónimo de empleo, o de tener dinero, ni la única manera de generar ingresos, especialmente cuando deseas ganar mucho dinero. Está claro, que tener un empleo te permitirá ganarte la vida, sabes que cuentas con un ingreso seguro quincenal o mensual para cubrir tus gastos, y esto te genera tranquilidad, pero trabajar por sueldo o “por un quince y último”, no es el camino más efectivo. En este camino, te encontrarás haciendo trabajos rutinarios para ganar dinero, después puedes estar trabajando más duro para ganar más dinero, y sin darte cuenta, poco a poco te estarás consumiendo, ofreciendo tus habilidades e inteligencia por un ingreso “fijo” que te genera paz ahora y te sirve para cubrir tus necesidades básicas, y también estás dejando a un lado metas y sueños, que quizás traes desde tu infancia.

Ahora bien, ¿qué debes tener presente si quieres aumentar tus finanzas? Primero que nada, TRABAJA PARA APRENDER, NO PARA GANAR DINERO, puedes ofrecer un servicio o habilidad que está a tu alrededor quiere y necesita y también por los que está dispuesta a pagar. Si convertirte en un cajero o un empleado no te parece algo emocionante, ¡eso no es de sorprenderse! Quizás puedes ser el recepcionista de un hotel, cuidar niños, abuelitos o mascotas, recoger las hojas de los árboles que caen en el otoño en tu calle o tu urbanización, de la misma forma en que tus padres quizás también lo hicieron, pero puedes hacerlo desde otro punto de vista: reúne a tus amigos y conviértelo en un negocio que genere dinero para ti y para ellos, incluso a pesar de que tú no realices todo el trabajo. Por ejemplo: en vez de pasear la mascota de tu vecino a cambio de unos dólares, puedes implementar la idea de comenzar un negocio especializado en pasear perros, o de cómo entretener a los niños en épocas vacacionales. En vez de ser empleado de un negocio y proyecto de otra persona, ¡conviértete en el dueño de tu propio negocio!

Agarra un lápiz y una hoja, y anímate a contestar éstas preguntas: ¿Cuáles son tus habilidades y destrezas? ¿Cuáles han sido las actividades que has realizado y que has obtenido grandes éxitos? ¿Cuál crees que sería el trabajo adecuado para ti? ¿Cuál sería tu línea de trabajo ideal? ¿Con que sueñas tener o trabajar? ¿Cuáles son tus metas a corto, mediano y largo plazo? ¿Cuáles son los empleos a los que puedes tener acceso actualmente? Por ejemplo: Dese pequeño tienes la ilusión de ser dueño de un restaurant, ¿Por qué no comenzar a trabajar en un negocio que vendan comida, de manera que puedas aprender todo acerca de cómo abrir y llevar un restaurant para obtener grandes resultados? Ten presente que cuando pienses acerca del lugar en que te gustaría trabajar, piensa primero en tus metas y tus sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *