Nueva vida para una bolsa de té

taza de te
Spread the love

Nueva vida para una bolsa de té.

 

taza de te 2¿Quién no ama una buena taza de té? Aromático, con un sabor fuerte, con presencia y buen color… es delicioso ver la manera en que una pequeña bolsa de té libera todos sus trucos y nos logra seducir, llevarnos a un mundo de sabor y beneficios únicos.

Pero como todo, esto tiene un precio o una consecuencia… La muerte de una bolsa de té que después de darnos su alma en el agua encantada que bebemos, ya no tendrá cabida en este mundo y inevitablemente terminará desechada en un basurero; triste y dura realidad que podemos cambiar, ¿Cómo? Siguiendo alguno de estos 5 consejos.

  1. Alimento para nuestras plantas: el té está lleno de minerales y sustancias nutritivas no solo para los humanos sino también para las plantas. Al descomponerse estas desprenden los nutrientes que la planta tanto ama. Se pueden mezclar con la tierra, enterrarse las bolsas, usarse como una especie de cama, cubrir las macetas e incluso hacer infusión para después regarlas.
  2. ¿Huele mal tu nevera? Las bolsas de té usadas pueden absorber los olores fétidos del queso, leche y yogurt fermentados, de la carne en estado de descomposición o las verduras olvidadas; basta con poner dentro de un frasco agujerado varias bolsas de té, estás absorberás los olores y dejarán fresca tu nevera.
  3. ¿Te picó un mosquito, araña u otro insecto? El té tiene la capacidad de desinflamar y eliminar cualquier daño en la piel causado por un piquete pues tienen una pequeña cantidad de ácido tánico (Un anti inflamatorio natural). Una bolsa de té sobre la picadura (Incluso puede ser la utilizada en la nevera como desodorante) y la picadura se irá haciendo pequeña hasta desaparecer.taza de te 4
  4. Una pintura ecológica de estilo antiguo: Es sabido que las bolsas de té eran usadas para teñir telas blancas pues dan matices sepia muy llamativos para los estilos “Retro” o “Vintage” además de que algunos artistas los aprovechan para sus pinturas y artesanías ya que pueden pigmentar telas, papel e incluso madera.
  5. Hacer más y más té: Este proceso, aunque no aporta un té fuerte como el inicial, si nos aporta una gran cantidad de sabor y de nutrientes además de que nos permite economizar nuestro consumo de cajas de té. El proceso es simple: Se prepara un té y se reserva la bolsa, se prepara un segundo té y se reserva la bosa también; al preparar el tercer té, en lugar de utilizar una bolsa nueva, se utilizan las dos que habíamos guardado… y así.

Ahora que ya vimos las maneras de reciclar nuestras bolsitas de té… Ya no las abandonemos y fomentemos el reciclado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *